Gozo

Recuerdo que tenía quince años cuando perdí a mi abuelo, fue mi primer encuentro con el “corazón roto”. Y desde entonces me asustó. A menudo pensamos en la angustia como algo que viene y roba toda nuestra alegría, pero si pensamos con esa mentalidad, nunca veremos los verdaderos planes que Dios tiene para nosotros. Dios nunca nos da más de lo que podemos manejar, incluso si a veces no se siente así. Sé que me sentí así cuando fui a la ciudad de México. Fue muy, muy difícil para mí estar lejos de mi familia y amigos durante ocho días porque son mi sostén, pero tuve que decirme que Dios sabía exactamente lo que estaba haciendo al llamarme para ir a la Ciudad de México. Huir de la angustia nunca lo hace más fácil. Uno de los versos que se leyó en el funeral de mi abuelo fue este:

En Santiago 1:2-4

2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,
3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

En una de mis primeras semanas de trabajo para el Ministerio En Español fuimos a visitar a una mujer llamada Isabel y a su hijo de catorce años llamado Joshua. Joshua tiene una condición médica llamada distrofia muscular. Esto causó que se paralizara del cuello para abajo. Su hablar era extremadamente lento y parecía que tenía mucho dolor. Cuando fuimos a visitarlo a él y a Isabel, acababan de ponerlo en hospicio. Cuando entramos en la habitación, Joshua estaba conectado a muchas máquinas diferentes para hacerlo sentir más cómodo. No fue una cosa fácil de ver.

Recuerdo haber entrado en la habitación y mis ojos se sintieron inmediatamente atraídos por la gran sonrisa que se extendió por el rostro de Isabel. Su sonrisa era absolutamente contagiosa. Me encontré preguntándome “¿Cómo podría una mujer en estas circunstancias terriblemente duras y desgarradoras tener tanta alegría?” Me desconcertó, porque me di cuenta cómo su gozo y sus pruebas fueron cosas igualmente importantes en su vida. Nos sentamos y hablamos con ella por un rato, le preguntamos cómo estaba y dónde estaba su corazón y estaba muy dispuesta a responder. Oramos por ella y su hijo, y nunca olvidaré lo apretada que me agarró la mano. Era casi como si quisiera que entendiera cuán poderosa puede ser una oración.

Fui a casa ese día emocionalmente agotada. Me senté en mi cama confundida por lo que acababa de ver. “¿Cómo?”, Me pregunté, una y otra vez. “¿Cómo tuvo tanta felicidad esta mujer?”, Pero fue entonces cuando Dios tiró de mi corazón y dijo: “Grace Anne, eso no es felicidad, es gozo. La felicidad es puramente circunstancial, pero el gozo permanece constante”. Y tenía sentido. Lo que me estaba diciendo tenía mucho sentido, porque las circunstancias de Isabel eran menos que ideales, pero ella seguía estando gozosa.

Así que mi mente vuelve al capítulo 1 de Santiago, donde nos invita a pensar en nuestras pruebas como algo de qué gozarse, porque Dios es muy bueno. Sus caminos son mejores que los nuestros. Entonces, cuando fui a México, pensé en Isabel, porque aunque estaba luchando, sabía que solo Dios me estaba enseñando a perseverar. Estoy muy agradecida por este verano porque, aunque no siempre estaba cómoda, sabía que Dios me estaba moldeando para ayudar a nutrir al reino.


Other Posts You Might Like:

Harvest Sunday is Coming October 21st - Don Compton

A HUGE Thanks - Casey McCollum

Evangelism - Jabbarri Jones

I Have No Time - Andres Badillo

Opening Ceremonies - Beau Davis

cr

cr

baby dedication

Location
McKinney at Cardinal

101 Cardinal Drive
Denton, TX 76209

940.387.4355

map

Sunday Worship Schedule
9:30 - Worship (English Service)
10:10 - Bible Class (Birth to 8th grade following the Kid's church time until the end of service
11:00 - Worship (Spanish Service)

Wednesday Evening Schedule
6:30 - Passion Worship

More Singing Oaks Websites
youthcmccc

icon_bulletin View Worship Bulletin

icon_listen Listen to Sermons

icon_listenMember Login

icon_bulletin Resources